Problemas del pie

Principales problemas del pie

Nos fijamos en el escaparate y ahí están ese par de zapatos perfectos para ti, son preciosos, y ya te los imaginas complementando tu mejor look, entras en la tienda, te los  pruebas y parecen cómodos (siempre lo parecen en la tienda), pero llega el momento de estrenarlos y sacarlos a la calle y…..ohhhhhhh…por qué me duelen?, por qué se me salen si son mi talla? por qué me aprietan aquí o allá?

Aunque no os lo creáis no todos los zapatos les van bien a todos los pies, de hecho creo que hay tantos pies diferentes como personas en el mundo. Tendemos a comprar más por lo que nos meten por los ojos que realmente lo que necesitamos.

Nuestras peanas son una de las partes más importantes de nuestro cuerpo, de hecho lo sujetan y si no los cuidamos, los problemas que empezarán a surgir, repercutirán en el resto de nuestra anatomía.

El problema es que nos invade la moda, la publicidad, si ese modelo lo lleva todo el mundo: yo también, y no chicas no…lo que le sienta bien a …X…., no nos tiene por qué sentar bien a nosotras, y mucho menos ser lo más apropiado para nuestros pobres pies.

Ha llegado el gran día, la boda, el bautizo, la comunión, una fiesta especial o una cena de trabajo y queremos estar estupendas, hay que calzarse para la ocasión, pero nos entra el miedo: me dolerán los pies? Cómodas y divinas si es posible.

Evidentemente cuando los problemas son muy pronunciados existen las ortopedias pero claro, acudir a la fiesta con un zapato ortopédico…no es muy estético.

No voy a hablar desde el punto de vista médico ya que para eso encontrareis millones de entradas en este mundo virtual donde os explican mejor que yo cada dolencia, su causa y su posible solución. Vamos a lo práctico: tengo el problema tal y tengo que ponerme un zapato de vestir.

Los problemas más habituales que hacen que no todos los modelos nos queden bien:

MALDITOS JUANETES: Chicas puede que haya alguna relación entre el mal calzarse y esta dolencia  pero según mi experiencia y conocimientos me dicen y más en un pie joven (menos de 60) es que la protuberancia maldita sale por herencia genética y ya.

No voy a meterme a opinar y muchos menos aconsejar sobre la conveniencia de pasar o no por un quirófano. Hay que calzar en un zapato de vestir un pie con juan, juanete o juanetón. Primero:

-siempre buscaremos un modelo en el que la pala (parte que cubre el juanete) sea de una sola pieza, no lleve costuras, ni adornos .El juanete requiere de un espacio que no lo roce, que no lo apriete, ni lo marque y que este fabricado en una piel blanda: la piel siempre cede, esa es una de las ventajas de un buen calzado frente a los sintéticos, pero hoy en día existen muchísimos tipos de piel diferentes.

Cualquier clase de piel ante tanto la mate como en terminación laminada es perfecta. Prohibida las pieles charol, las pieles napa y las pieles grabadas.

-Si el juanete ya es juanetón los dedos se habrán torcido ligeramente hacia el lado contrario así que también lo deberías tener en cuenta a la hora de elegir la punta de nuestro zapato: en punta no..Lo siento, tened en cuenta que los dedos ya no tienen la forma natural así que nunca quedaran encajados en un zapato de punta convencional. Buscad siempre un zapato de punta redondeada o cuadrada, tiene más anchura en la zona de los dedos. Si el zapato es abierto que lo sea mucho porque las pequeñas aberturas provocan el mismo problema, el dedo que debe salir no es el correcto.

Modelo de són abbierto con antijuanete

Modelo de són abierto con antijuanete

Modelo de salón abierto en punta fabricado en una pieza con ante metalizado

Modelo de salón abierto en punta fabricado en una pieza con ante metalizado

-Existen sistemas que en blanco ofrecemos llamados anti juanetes que se tratan de unas piezas elásticas internas cubiertas exteriormente en piel que hacen que el juanetón tenga todo el espacio disponible.

-Modelos que van bien al juanete: salones abiertos por detrás con tacón de no más de 6-7cm-,

Sandalias de una sola tira en pala ancha que nos lo oculte pero separada del resto del zapato,o abotinados. 

 PIE CAVO: Ahí os dejo otro clásico para elegir, se le llama de mil maneras: pie cavo, puente elevado,  empeine alto, curvatura pronunciada, es igual como le llamemos, la cosa es que teniendo ese tipo de pie es imposible y repito imposible calzarse una serie de modelos muy concretos:

Nunca salones/stilletos: el pie cavo tiene una forma triangular visto el pie de lateral , este tipo de pie camina apoyando principalmente la zona metatarsal (la parte de abajo del inicio de los dedos, donde la almohadilla) y el talón dejando el resto del pie sin apoyo por lo que un modelo sin sujeción como lo son este tipo, el pie se saldrá irremediablemente del zapato, esa sensación de chancleteo y de tener que sujetarlos con los dedos  como si os hubierais equivocado de número al comprarlos es horrorosa verdad? y cuanto más alto sea el tacón peor. Si queréis poneros este tipo de zapatos deberían ser abiertos por detrás porque sujetarán mejor. Y sobre todo que la entrada del pie tenga en forma de pico ya que si es redondo el empeine alto quedará frenado y clavado

SI

SI

NO

NO

Siempre zapatos atados al empeine y/o tobillo ojo no por encima del tobillo, esas pulseras tan monas que se atan por encima del hueso del tobillo no harán que vayas mas cómoda, solo conseguirás que la sensación de chancleteo sea la misma y además de que te tire de la pierna una tira que por, más que aprietes no hará su función y te dejará sin circulación.

Mejor modelos con plataforma: la consecuencia natural de tener un pie cavo es que en cuanto uséis tacón la zona metatarsal os dolerá, y cuanto más alto sea el tacón más. La plataforma además de aislar la zona metatarsal del suelo, hace que el quiebre o inclinación del pie con el tacón no sea tan elevada y nuestros metatarsos no soporten tanta presión. Repito en un pie cavo, el apoyo del peso de nuestro cuerpo lo soportan los metatarsos .Lo ideal sería ponerse una plataforma de entre 1 y 2 cm y un tacón de no más de 5-7cm, pero como queremos vernos guapas y estupendas…y normalmente la media de altura de nuestro país no es precisamente de 1.70cm, todas queremos ponernos tacón en un día especial.

Una de las consecuencias de tener el pie cavo es que alguno de los metatarsos se “hunda”, normalmente se nota porque el dolor es más agudo y aparece ya casi con cualquier altura de tacón, sale una callosidad en la zona que acaba quemando si no es limada habitualmente, pero cuidado nunca la quitéis ya que es una protección natural que nuestro cuerpo crea para proteger la zona hundida o en proceso de hundirse.

HERRADURA:Plataforma de goma colocada a la suela dejando la zona metatarsal sin apoyo.

Un remedio casi perfecto es colocarle a la suela del zapato una herradura. Pero este gran invento merece un sólo blog. Podéis pedirle a vuestro zapatero de confianza que os la coloque o solicitarla en nuestra página con vuestro modelo Blanco.

HERRADURA:Plataforma de goma colocada a la suela dejando la zona metatarsal sin apoyo

Tampoco se trata de ponernos 12 cm de altura y compensar con una plataforma de tres o más centímetros, no perdamos la elegancia y el estilo en un evento por favor, las plataformas gordas…como decirlo…quedan…si  “poco elegantes”. Ese es mi criterio ehh…que no se me enfade nadie.

Creo que ese tipo de calzado está muy bien para salir de fiesta, pero no para una ceremonia.

Pero de lo estético ya hablaré en otro momento. Continuemos con lo que nos ocupa.

PIE PLANO Este problema reviste aunque parezca mentira el menor de los problemas a la hora de calzar un zapato de vestir, normalmente los pies planos no sufren de dolores, así que la única consecuencia del pie plano es el plano estético ya que al apoyar toda la planta esta se ancha y cuando la normal es que la anchura en un pie se encuentre en la parte delantera del pie, en este tipo la anchura la encontramos en toda la superficie, por lo que visualmente puede hacernos bocas un zapato tipo salón por ejemplo. Por estética, quedan mejor los modelos que suban hacia el empeine desde el lateral para afinar el pie en toda su extensión. 

Modelo ideal para pies planos. Recoge laterales y afina el pie.

 

-PISADA PRONADORA-en resumen y para no aburriros con tecnicismos que podéis encontrar en cualquier otro blog podológico: pisada hacia adentro, lo notaréis al mirar la suela de cualquiera de vuestros zapatos: si está más desgastada en la parte interna, sois pronadoras.

Foto pie pronador

En principio no reviste dificultades muy especiales  a la hora de calzarse, pero cuando el problema es evidente, no podréis poneros ningún zapato con la parte interior abierta ya que una de las consecuencias de este tipo de pisada es que el puente se cae hacia adentro y de alguna manera hay que recogerlo, y la manera más simple es con un zapato cerrado lateralmente. Podéis ayudaros además de un “puente” que vendemos casi todos los “zapateros”, para colocarlo en el zapato y que el nuestro apoye bien, estos puentes sirven también para el problema del pie cavo.

PISADA SUPINADORA-Que pisamos hacia afuera vaya, haremos para comprobarlos la misma operación: mirar la suela y ver el desgaste de la misma en la parte exterior. Con este tipo de pisada NO podemos usar zapatos abiertos lateralmente: el pie siempre tiende a caer hacia afuera y la pieza del zapato que sujeta la parte delantera de nuestro pie se nos clavará en la parte exterior.

Mejor y esto para ambos tipos de pisada: zapatos cerrados en los laterales al menos o con la parte lateral muy subida por lo menos hasta el empeine.

Mi consejo principal es que intentéis solucionar los problemas dolorosos antes que los estéticos.

Sobre todo en el calzado de novia, ya que el zapato apenas se ve (no quiere decir que os pongáis una chanclas), y son muchas las horas que pasáis de pie y estáticas y aunque sea difícil de creer los pies con tacones sufren más estando quietos que andando.

Publicado en Blog.

Deja un comentario